Torre Mercedes Campos impone su estilo en la ciudad maravilla

Por Edwin Miranda V. | Activo$ Bolivia – La Paz

Construida por la firma inmobiliaria Prointegra Bolivia S.R.L., la monumental Torre Mercedes Campos «Sinergia» se alza imponente en la zona más residencial y céntrica de la ciudad de La Paz, Av. 20 de octubre, entre c. Aspiazu y c. Fernando Guachalla.

Sus 15 niveles de departamentos, 6 niveles de oficinas, 2 niveles de locales comerciales y 3 niveles de parqueos y baulera le otorgan un estilo propio y un estatus de altura entre los demás edificios de la zona, por lo cual se lo avista y se lo distingue desde lejos.

De acuerdo con el gerente general de la firma inmobiliaria y responsable de la construcción, Fernando Patiño, una de las novedades de la Torre Mercedes Campos «Sinergia» estriba en que ofrece áreas de un solo departamento, con un precio de venta de $us 40 mil.

Son espacios compactos, razón por la cual fueron los que más se lograron vender hasta ahora. «De hecho, sólo contamos con 3 a 4 unidades disponibles, el resto ya fue comercializado», indica satisfecho.

Si los interesados buscan algo más sofisticado, también existe a la venta departamentos de dos y tres dormitorios, de al menos cuatro tipos.

Para los más exigentes, la Torre Mercedes dispone de semi-penthouses equivalentes.

«Tienen toda la comodidad que ofrece una residencia particular», asegura Patiño. El precio de los penthouses llega a $us 200 mil.

La monumental Torre Mercedes Campos «Sinergia» está situada en el centro de la ciudad de La Paz

Equipo de primera
El empeño y dedicación que Prointegra le colocó a la obra hablan por sí solos. Para hacer realidad este proyecto de gran envergadura fue necesario contar con un equipo profesional de alto nivel, pero, además, con compromiso de trabajo, comenta Patiño.

Para levantarlo, palmo a palmo, los socios de la compañía trazaron una estrategia para dos cosas: supervisar al mínimo detalle la construcción y desplegar una línea de comercialización a nivel local, nacional e internacional.

Con este fin, un equipo profesional multidisciplinario integrado por arquitectos, ingenieros sanitarios, eléctricos, mecánicos, diseñadores, contratistas, entre otros, acompañaron desde un inicio el elevamiento del rascacielos.

Otra característica sustancial tiene que ver con la supervisión europea que tuvo desde el vaciado de los cimientos. Resulta que, como parte de la calidad y garantía que brinda, la firma inmobiliaria contrató a una compañía española para ejecutar la obra gruesa.

«Contratamos a una empresa española que sólo hace obra gruesa, lo que permitió, por ejemplo, vaciar seis lozas (pisos) en un solo día, como resultado de la tecnología que utiliza», comenta Patiño.

Ing. Fernando Patiño, responsable de la obra.

Inversión millonaria
Prointegra dispuso una inversión de $us 10 millones para hacer factible la obra, con lo que sin duda aporta a la reactivación económica que urge en este contexto de pandemia.

Si bien el Banco Bisa financia el proyecto, el prestigio de la empresa ha posibilitado que la entidad financiera abra la posibilidad de renovar el crédito, si la obra así lo requiere.

«A pesar de esta coyuntura difícil, el Bisa está respaldando plenamente la obra; ofreció un nuevo crédito, si es necesario, pero Prointegra, por ahora, no requiere de respaldo financiero adicional, ya que todo está marchando como se pensó inicialmente», asegura Patiño.

«Un proyecto de esta envergadura puede generar dos efectos: primero, que tenga éxito en todo sentido; y segundo, si está mal administrado, que termine en bancarrota», reflexiona Patiño para luego dejar sentado que las decisiones que toma la firma inmobiliaria son calculadas y pensadas dos veces a fin de que no haya posibilidad de frustraciones.

«Prointegra apostó todo al proyecto, incluso con fondos adicionales que tenían como destino otros emprendimientos en la ciudad de La Paz», revela el ejecutivo.

Venta de departamentos repunta
Según Patiño, varias firmas decidieron cerrar operaciones definitivamente, mientras otras, las más valientes, continúan en pie a la espera de que el gobierno pueda aplicar medidas fiscales que coadyuven a reactivar la economía nacional.

«La gente, por ahora, no está propensa a invertir, ya sea porque venció la pandemia o en el extremo, se quedó sin trabajo», expresa Patiño.

Como resultado «se halla escasa la comercialización de unidades habitacionales, aunque en el caso de Torre Mercedes, la situación no es complicada. Gracias a Dios, seguimos adelante y, por ahora, las ventas son positivas. Incluso en medio de la pandemia hemos estado vendiendo los departamentos», apunta. Con todo, la apertura oficial está prevista para julio de 2021.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *